ÚLTIMAS NOTICIAS:

  • JUSTICIA SOCIEDAD

    Minorías de Nueva York celebran "victoria histórica" por sus derechos civiles

    13 de agosto de 2013

    Nueva York, 12 ago (EFE).- Las minorías de Nueva York se despertaron hoy con una "histórica victoria" en una corte judicial que decretó inconstitucional el programa de detenciones y cacheos de la policía, que ha tenido como blanco a jóvenes negros y latinos.

    En su decisión, de 195 páginas, la magistrada Shira Scheindlin consideró que esta práctica viola dos enmiendas a la Constitución de EE.UU.: la Cuarta, que protege a los ciudadanos contra búsquedas y confiscaciones más allá de lo razonable por parte de las autoridades, y la Decimocuarta, que garantiza la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley.

    La propia jueza recordó que entre enero de 2004 y junio de 2012 se produjeron 4,4 millones de episodios de este tipo, un 83 % de los cuales afectaron a negros e hispanos.

    "El 'stop and frisk' no trabaja para detener el crimen, sino para destrozar las relaciones con la comunidad", denunció hoy a Efe el activista comunitario José López, de 27 años, representante de la organización "Se hace Camino Nueva York".

    "Un juez ha dicho lo que hemos dicho por años, que el programa no sirve", dijo López, quien recordó la docena de veces que fue detenido en la calle. "Me tiraban contra la pared, y me registraban los pantalones, los bolsillos, las medias y la mochila".

    La historia de López se ha repetido una y otra vez a lo largo de la ciudad y sólo en 2012 hubo 532.911 detenciones, de las que 54,8% fueron afroamericanos y 31,8% latinos, mientras que los blancos fueron sólo el 9,7% de las víctimas de esa práctica.

    Del total de neoyorquinos parados por la policía, un total de 473.644 no cometieron ningún delito, por lo cual no fueron arrestados ni se les impuso una multa, y en solo un 1,5 % de los casos se encontró un arma.

    "Trabajo con jóvenes en la comunidad de Bushwick (Brooklyn), y muchas veces fuimos a juicio", recordó López sobre la demanda del Centro para los Derechos Constitucionales contra la ciudad, a la que se unieron otras organizaciones de derechos civiles y comunitarias.

    El programa de detenciones y cacheos fue creado con miras a eliminar las armas ilegales de las calles, pero se ha convertido en una iniciativa "discriminatoria" basada en el perfil racial, según organizaciones de derechos civiles.

    "No queremos parar a la policía de hacer su trabajo. Las víctimas de esta práctica, en comunidades pobres, sufrimos también por la criminalidad. Queremos calles seguras pero también respeto y dignidad", afirmó.

    López, que dijo sentir "alivio" tras conocer el fallo de hoy, espera que el nuevo alcalde que surja de las elecciones de noviembre, entienda el problema y esté dispuesto a trabajar con la comunidad "para que no se repita".

    En el Centro para los Derechos Constitucionales también celebraron hoy la decisión junto al grupo de cuatro jóvenes afroamericanos a nombre de los cuales se presentó la demanda, entre éstos David Ourlicht.

    "Cuando cogí el teléfono esta mañana y me enteré de la noticia, lo primero que hice fue llorar. No porque estuviera triste o contento, sino porque es un reconocimiento, es difícil de explicar. Esta decisión es una buena imagen de cómo ha avanzado la sociedad y marca una gran diferencia", dijo Ourlicht mientras hacía esfuerzos por contener las lágrimas.

    Priscilla González, de Comunidades Unidas por una reforma en la Policía, subrayó que se trata de "un primer paso para las comunidades latinas y afroamericanas que han estado sufriendo abuso y discriminación. Significa que tenemos respaldo" del tribunal.

    De acuerdo con la activista, "lo más importante" es que se han escuchado las voces de miles de neoyorquinos que han denunciado por años esta práctica.

    Para la abogada Gita Schwartz, del Centro para los Derechos Constitucionales, la decisión judicial ha sido "un triunfo increíble" y agregó que no les sorprende que el alcalde haya decidido apelar la decisión, ya que Bloomberg dice que la ciudad "no está haciendo nada malo".

    Recordó que las estadísticas presentadas durante el juicio y evaluadas por la jueza provienen de la misma ciudad, "y muestran que hay perfil racial y que hay miles de detenciones y registros que la policía hace sin sospecha razonable".